Novedades

11/03/2016

Fraudes en Empresas – Tendencias actuales a tener presente

Esto es así porque las opciones para cometer una irregularidad son limitadas y esa limitación genera que naturalmente los hechos se vayan repitiendo a lo largo del tiempo en uno o en varios sectores de las organizaciones, sobre todo en aquellas en donde los controles no son realmente fuertes o no se toman en serio.

La problemática afecta a todo tipo de empresas (Grandes, medianas y pequeñas organizaciones), siendo a veces las medianas y pequeñas las más afectadas en cantidad de irregularidades, dado que en estas empresas los controles generales a instrumentar no son tomados muy en serio y en donde reina un aspecto que siempre está deambulando en este esquema, que se llama la confianza, es decir que se confía en las personas y no se las controla.

Es muy común encontrarse con esquemas de irregularidades ya conocidas, que se han repetido tantas veces en distintas empresas que realmente impresiona ver que a la fecha no se hayan madurado los controles para mitigar esas situaciones y se vuelvan a ocasionar pérdidas, robos, mal uso de los activos, etc. de la empresa en forma constante.-
Ahora bien, existen tendencias, estadísticas y números a nivel mundial que nos sirven para reconocer esta problemática y enfocarla adecuadamente para poder instrumentar medidas que sirvan como controles que veremos a continuación.


¿Que tendencias manejamos actualmente?

- Las empresas pierden en promedio de un 3% a un 5% de la facturación anualmente a causa de los fraudes operativos, pero en ciertos casos este número es muy superior, por ejemplo en el caso de México las pérdidas por fraude son la tercer cause de cierre de empresas Pyme.

- Se ha establecido como la mejor forma de detectar un fraude es a través de la implementación de una Línea de Denuncias, prácticamente el 42% de los casos son detectados por esta herramienta.

- Los aspectos que más perjudican a las empresas son:

  • 32% - Ausencia completa de controles internos
  • 20% - Falta de revisiones por la Gerencia
  • 19% - La mala instrumentación de controles internos

- Menos del 30% de las empresas implementan planes apropiados de prevención de fraude, por lo que no invierten en adecuados controles.

- El 70% de las personas que cometen fraudes son hombres mientras que el 30% son mujeres, y en general el 52% tienen entre 31 y 45 años.

- El período de detección promedio de un fraude es de 18 meses aproximadamente.

- Un dato muy interesante es que los empresarios descansan en la auditoría externa de estados financieros, siendo que la misma no tiene como principal objetivo la detección de fraudes y en efecto solamente detecta, en promedio, un 3% de los fraudes.


¿Qué controles se deben llevar adelante?

- Auditorias sorpresivas, realizadas en la empresa para establecer una rutina de controles no esperados en distintas áreas sensibles y críticas de la organización.

- Implementar una línea de denuncias, que sea anónima confidencial y segura, que permita canalizar información que generalmente no es comunicada a las áreas que la requieren.

- Confeccionar un plan integral de prevención y control de fraude dentro de la organización para mantener activa la idea de alertas en áreas sensibles.

- Realizar una adecuada difusión del mismo a través de toda la organización, esto es una onda expansiva a la empresa que repercute en aquellas personas que potencialmente pueden llegar a realizar una irregularidad.

- Considerar la posibilidad de fraude dentro de los distintos circuitos y ambientes de la empresa es un objetivo que la gerencia no debe dejar pasar.


Todos estos aspectos, deben tenerse presente al momento de analizar anualmente las operaciones del período a efectos de prevenir situaciones indeseables que lleven a mayores contos internos, además de una mala imagen.

Recuerde que el 90% de las personas, no van a cometer una irregularidad si consideran que pueden ser detectados, por lo que es esencial dentro de la organización confeccionar un esquema de control de fraude que permita mitigar no solamente la acción sino también cualquier anhelo de cometerlo.